Prevención del síndrome de burnout

Desde hace unos años, el uso del término „síndrome de Burnout“ o „síndrome del quemado“ va ganando cada vez más importancia. Es un fenómeno muy característico de nuestra sociedad basada en el alto rendimiento.

¿Qué es el síndrome de burnout o síndrome del quemado?

El síndrome de burnout es un estado de agotamiento emocional, acompañado de una reducida capacidad de rendimiento debido a una larga fase de sobrecarga laboral y/o personal. Esta situación suele producir en el cliente importantes malestares tanto físicos como mentales.

¿Cómo se desarrolla el síndrome de burnout?

Son muchas las causas que generan un síndrome de burnout.  A menudo se trata de factores estresantes tanto laborales como personales, pero también la personalidad del cliente juega un papel importante.

Ejemplos de factores estresantes laborales y/o personales: largas jornadas de trabajo, tensión constante, carga de trabajo excesiva, falta de reconocimiento y de ayuda, desequilibrio entre la vida laboral, social y familiar.

Ejemplos relacionados con la personalidad: perfeccionismo, sentido excesivo de responsabilidad, dificultades para negarse a realizar ciertas tareas o aceptar ayuda, sobrevaloración de las capacidades personales.

¿Cómo se detecta el síndrome de burnout?

Los síntomas del síndrome de burnout se pueden clasificar en dos tipos:

  • Síntomas físicos: cansancio crónico, trastornos del sueño, dolores de cabeza o de espalda, problemas de digestión, falta de apetito, malestares cardiacos y circulatorios, además de la disminución del rendimiento físico, entre otros.
  • Síntomas mentales: agotamiento emocional, falta de interés, problemas de memoria y de concentración, nerviosismo e irritabilidad, impulsos agresivos, miedos, depresión, falta de paciencia…etc…

Las personas afectadas  de este síndrome son generalmente conscientes de su situación, sin embargo ignoran y niegan la aparición de sus síntomas.

¿Qué puede hacer para prevenir este síndrome?

Existen algunas medidas preventivas generales como son el aprender a decir „NO“, cambiar la actitud frente el trabajo, dormir lo necesario, alimentarse de manera saludable, hacer deporte…etc…Todos estas medidas van acompañadas de cambios significativos en la vida y su cumplimiento se ve muchas veces dificultado por, ciertas creencias internas surgidas en nuestra infancia o juventud. Con ayuda profesional usted podrá detectar esos obstáculos, analizarlos y comprobar si siguen siendo correctos. De esta manera le será más fácil realizar los cambios necesarios.

El síndrome de burnout es una enfermedad muy seria y no debe ser ignorada. Si se descubre o trata demasiado tarde, las posibilidades de recuperación suelen empeorar. Por esta razón, es importante tomar en serio los primeros síntomas y reaccionar lo antes posible. ¡No dude en buscar ayuda!

Ir arriba